Llegó la hora del mar

junio 15, 2017

Dos tercios del planeta están cubiertos por los océanos. Sus aportes a la vida en la Tierra son fundamentales. Generan oxígeno, absorben carbono, son reguladores del clima, y fuente de alimentos.

Hoy el ecosistema marino mundial está sometido a amenazas que lo afectan en forma preocupante. La creciente contaminación destruye el hábitat de los sectores costeros y de aguas abiertas con consecuencias sobre las especies.

“Alrededor de 60 especies vivas de nuestro mar se consideran amenazadas de extinción en la escala mundial”, explica Francisco González Táboas de Aves Argentinas,  “los más amenazados son los tiburones, las aves y las tortugas marinas”.

Otra causa que impacta negativamente en el ambiente marino argentino es la sobreexplotación pesquera y la amenaza constante de la pesca ilegal practicada por cientos de buques extranjeros que acechan sobre el límite de las 350 millas marinas.

Estas y otras amenazas movilizaron a once organizaciones ambientalistas a unirse bajo el lema “Llegó la hora del mar”, para pedir al Estado que proteja al Mar Argentino mediante la creación de cinco nuevas áreas protegidas marinas.

“Argentina es parte de convenios internacionales en el marco de las Naciones Unidas que la comprometen a proteger al menos el 10% de la superficie marina para el año 2020”, dice Táboas, “y hasta el día de hoy solo el 3% está protegido”.

En la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre el océano, que se realizó en la ciudad de Nueva York a principio de junio, se firmaron más de 1.300 compromisos voluntarios no vinculantes para apoyar la salud de los océanos. Algunos de estos ponen el acento en la creación de áreas marinas protegidas.

“Cuanto más estricta es la protección sin usos extractivos, más se restauran los refugios de especies vivas y las pesquerías”, aclara el responsable de comunicación y prensa de la organización Aves Argentinas.

Es necesario contar con herramientas legales para la gestión sostenible del mar a largo plazo y cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14, que establece metas ambiciosas para conservar y utilizar de manera sostenible los recursos marinos.

“La gestión actual no es suficiente para mitigar estas amenazas”, precisa Táboas.

Sin azul no hay verde, sin océanos no hay vida, finaliza el spot que moviliza a la concientización.

firma_Gabriela

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2017