Una Planta con Historia

noviembre 19, 2015

Los edificios y patrimonio histórico que son parte de Agua y Saneamientos Argentinos S. A. embellecen hoy la Ciudad de Buenos Aires.

La belleza y calidad constructiva de las antiguas edificaciones que hoy AySA tiene a su cuidado, no se agota en los monumentales depósitos de gravitación y la magnífica Planta Potabilizadora en Palermo. Además, existen otras que, aunque no tan conocidas, no por ello son menos deslumbrantes y significativas. Conozcamos la historia de una de ellas.

En Enero de 1871 el Gobierno argentino había contratado al ingeniero inglés John F. Bateman para el Proyecto y Dirección del sistema de Provisión de Agua, Desagües y Cloacas de la ciudad de Buenos Aires. Este proyecto se aprobaría en noviembre del año siguiente, y el del sistema cloacal recién en 1878, cuando se definió al fin el destino de los líquidos cloacales de la urbe. Éstos serían arrojados al Río de la Plata, previo tratamiento en una planta ubicada al sur del pueblo de Quilmes en un paraje denominado Puente Chico (hoy Wilde).

A este establecimiento llegarían los líquidos del sistema cloacal porteño a través de una cloaca máxima que atravesaba el Riachuelo por medio de un sifón de hierro de gran tamaño. El proyecto final del sistema cloacal y la Planta Elevadora, fue presentado por Bateman en 1882 y dos años después comenzaron las obras. En Europa fueron adquiridas las maquinarias y calderas, así como todas las piezas de terracota para los edificios, las rejas y portones de hierro fundido, las pizarras, el cemento, etc.

Esta Planta fue la primera en su tipo en la Argentina y una de las más antiguas de América Latina. Como tal, se trata de un ejemplo de alta significación para la historia del saneamiento y una pieza imprescindible dentro de las primeras obras de salubridad a gran escala en nuestro país.

La Planta presenta hoy la mayor parte de los edificios proyectados por el estudio de Bateman, construcciones con muros de ladrillos rojizos, empinadas cubiertas y piezas decorativas de terracota importada, rodeadas por amplios espacios verdes y parapetos con rejas de hierro fundido traídas de Inglaterra. Con posterioridad al proyecto fundacional, se fueron incorporando edificaciones industriales que ampliaron la capacidad y modernizaron las instalaciones.

Consustanciada con la importancia de este conjunto de patrimonio industrial, AySA viene desarrollando obras tendientes a su recuperación física y funcional, con profesionales, técnicas y materiales acordes a sus valores históricos, testimoniales y arquitectónicos. En mérito a ellos es que en 2013 la Planta Elevadora de Wilde fue declarada Monumento Histórico Nacional de los argentinos.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2019