Con térmicas que prácticamente no bajaron de los 30 grados en los últimos días, una gran invasión de camalotes llegó a la ribera de Quilmes y cubrió parte de sus costas con una gran alfombra verde, que luego se extendió hasta la costanera porteña y el norte del conurbano.