En el año 2015 la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), señaló al glifosato como “probablemente cancerígeno”, confirmando que existía evidencia suficiente para vincular al herbicida con la proliferación de tumores cancerígenos en humanos y en animales de laboratorio.