“En 1995 conseguimos la titulación colectiva y desde entonces estamos luchando para que se reconozcan más de cien mil hectáreas que fueron nuestras desde que éramos cimarrones (esclavos escapados). Esta tierra y este bosque es de todos los que estamos en la comunidad, es de Cocomasur”, dice la líder Everildys Córdoba.