“Predecir es prevenir”

septiembre 15, 2017

Con esa frase cerró su exposición en el Centro Cultural de la Ciencia el Dr. Gerardo Leotta, del Instituto de Genética Veterinaria de La Plata, responsable de uno de los trece grupos que integran la Red de Seguridad Alimentaria del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

En el marco del programa “carnicerías saludables”, y con el fin de mejorar la calidad de la carne que se consume y de reducir las amenazas para la salud pública, el grupo liderado por Leotta trabajó en la detección de bacterias patógenas a lo largo de la cadena cárnica y capacitó a carniceros en el uso correcto del instrumental de las carnicerías.

El objetivo de la Red de Seguridad Alimentaria es brindar herramientas técnicas y recomendaciones científicas independientes sobre riesgos existentes y emergentes a toda la cadena agroalimentaria, para convertir al país en un proveedor confiable de alimentos tanto para su población como para la exportación a los mercados internacionales, cada vez más exigentes.

“Argentina se presenta al mundo como un productor de alimentos de calidad y el primer paso para que eso sea creíble para los compradores internacionales es que tengamos una organización en el control y la calidad de los alimentos”, dijo el doctor Alejandro Ceccatto, presidente del CONICET.

Al día de hoy, 135 investigadores forman parte de los grupos que trabajan por pedido de distintas organizaciones estatales o privadas en temas variados como la cantidad de componentes alergénicos en el aceite refinado de soja o si es seguro el consumo de sábalos del Río de La Plata, entre otras.

Otro de los casos presentados en el Centro Cultural de la Ciencia  fue acerca de si es seguro comer alimentos irradiados. Este grupo encabezado por la Dra. Celina Horak, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), surgió a requerimiento del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) para obtener una opinión imparcial sobre el uso de la irradiación sobre alimentos, sobre cuales de ellos se podría utilizar y sus costos económicos.

Para Horak es “totalmente seguro comer alimentos irradiados”, y aseguró que “hay que promover el uso de la irradiación para mejorar la inocuidad y la vida útil de alimentos perecederos”.

Para finalizar, Javier Pardo, el coordinador operativo de la Red de Seguridad Alimentaria,  enfatizó que “desde la Red tenemos que trabajar en temas concretos para resolver problemas concretos de la gente y que todos los que trabajamos en instituciones públicas del Estado tenemos el deber, a través de nuestro trabajo, de mejorar la calidad de vida de todos los que vivimos en la Argentina”.

firma_Gabriela

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2017