Mil aves para observar

febrero 23, 2017

De norte a sur, de este a oeste, Argentina es un destino único para la observación de aves.

Para un extranjero, descubrir un hornero que puede construir su casa de barro en pocos días, deleitarse con la suspensión del vuelo del picaflor mientras liba una flor o escuchar el sonido del chajá, es maravilloso.

La observación de aves es una actividad al alcance de todos que suma seguidores día a día en todo el mundo. Según datos de la organización internacional Birdlife se estiman en el mundo unos 78 millones de aficionados. En Argentina la cifra crece cada año. En 2012 ingresaron más de 50.000 observadores de aves extranjeros.

Por puro placer, por curiosidad o por desafío personal los atentos espectadores recorren destinos privilegiados como la selva misionera, la Laguna de los Pozuelos en Jujuy, la estepa patagónica, la laguna de Mar Chiquita en Córdoba, o la región más austral del mundo, Tierra del Fuego.

“Argentina es un país privilegiado, posee una diversidad de ambientes, donde se encuentran unas 1050 especies de aves, de las cuales 16 son endémicas, es decir que viven en un área restringida de distribución y que no podrán observarse en otros países, como el macá tobiano, la monjita salinera o el gallito de arena”, explica Claudia Nardini, directora del departamento educativo de Aves Argentinas.

Esta actividad se puede desarrollar durante todo el año aunque la época estival es una de las más atractivas debido a que las aves comienzan su época reproductiva lo cual permitirá la observación de plumajes nupciales, cortejos, cantos o construcción de nidos.

“Los parques o reservas naturales dan la mejor posibilidad de avistajes”, cuenta Nardini, “como la Reserva Punta Rasa en la provincia de Buenos Aires, parada de aves migratorias”.

Los observadores de aves llevan un registro detallado de las especies, de la cantidad de ejemplares, el lugar, la hora del día, el comportamiento, las condiciones climáticas, entre otras. En muchos casos suben estos registros a E-Bird, una plataforma internacional on-line que comparte la información a todos los amantes de esta iniciativa.

Esto es fundamental para alertar a los investigadores si existe alguna alteración de la naturaleza ya que muchas veces la presencia o ausencia de especies de aves son indicadoras de la salud de un ambiente.

La organización Aves Argentinas presentó a fines de 2016 una lista de aves argentinas con el objetivo de brindar una herramienta práctica para los miles de observadores que recorren el país. Además trabaja permanentemente en la elaboración de material educativo y en el dictado de cursos y talleres de observación de aves.

“No se puede cuidar lo que no se conoce, la meta es que la gente conozca y disfrute de las aves y su observación, y mediante esta actividad lograr que incorporen actitudes amigables con la naturaleza” concluye Nardini.

Ahora a buscar los prismáticos, meter el checklist en la mochila y comenzar a caminar.

firma_Gabriela

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018