Los terremotos dejaron de ser solo naturales

abril 6, 2016

De todos los eventos de la naturaleza, los terremotos eran los más naturales de todos y bien alejados de la escala humana: movimientos de las placas tectónicas debajo de continentes y mares que producen fallas, o volcanes de millones de años a punto de estallar.

Eran naturales.

La llegada de la técnica conocida como fractura hidráulica, o fracking, cambió esta exclusividad de la geología terrestre. Ahora el ser humano, algunos de ellos, puede provocar terremotos.

La inyección de agua que se necesita para extraer el combustible enquistado en la roca no solo genera un gasto enorme, pero enorme, del líquido sino que también mueve la tierra (de manera literal). Y justamente no es esa presión sobre la piedra lo que genera los sismos sino la disposición posterior del agua usada lo que genera temblores, una vez depositada en los acuíferos, ya que “empuja” a las rocas.

La constatación de este hecho llevó a moratorias y prohibiciones del fracking en ciudades, provincias y países de Europa –según jurisdicción-. El último caso: el congreso español pidió al gobierno este lunes 29 de marzo que lo haga.

Esta semana, además, el Servicio de Geología de los Estados Unidos (USGS) mostró un mapa detallado con los lugares y personas que en aquel país pueden ser afectados por los sismos. Son unas siete millones de personas. Sobre todo en los estados centrales del país como Texas, Nuevo México y Ohio, entre otros. Esas eran zonas relativamente alejadas de las peores posibilidades de terremoto; ahora son tan peligrosas como California. Según informó el diario Washington Post, Oklahoma tenía una tasa natural de terremotos de uno o dos por año, pero desde que se practica el fracking han sucedido cientos (en su gran mayoría de baja intensidad).

Por eso no es extraño que la última encuesta de opinión en ese país, desarrollada por la consultora Gallup, mostró un aumento de la oposición al método extractivo entre marzo de 2015 y marzo de 2015, del 40 al 50%; el apoyo al fracking bajó del 40% al 36% (1019 personas consultadas en los 50 estados de la Unión).

Por si fuera poco, que no lo es, el fracking también podría ser responsable del aumento del metano, el otro gas responsable del efecto invernadero en la atmósfera, cuya otra gran fuente es la ganadería.

Lo bueno, o relativamente, es que el precio del petróleo y derivados es tan bajo en los últimos meses que la cantidad de mini-sismos ocasionados ha bajado. Lo malo es que eso puede revertirse en cualquier momento.

firma_Martín

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2020