Los bonos verdes no son una moda, son una tendencia

diciembre 28, 2017

Para lograr este objetivo una de las estrategias de financiamiento son los bonos verdes que desde el año 2007 comenzaron a emitirse por los bancos de desarrollo.

“Los bonos verdes son títulos de deuda pública o privada que aplican los fondos a proyectos ambientalmente positivos llamados Proyectos Verdes”, explica Rodolfo Tarraubella, presidente de la fundación EcoConciencia.

Estos proyectos están ligados a la implementación de energías renovables, al uso sostenible de la tierra, al uso eficiente del agua y la energía, a la prevención de la contaminación, a la gestión sostenible de los residuos, a la construcción y al transporte sustentable y a la conservación de la biodiversidad.

“El público inversor en estos bonos es aquel que quiere que su dinero se aplique a solucionar los problemas ambientales en proyectos a favor del planeta”, aclara Tarraubella, “los inversores interesados son muy variados, tanto las -Hermanitas de la caridad del Niño Jesús- como la -Familia Rothchild- o la -Universidad de Stanford- han elegido invertir en bonos verdes”.

El crecimiento de los bonos verdes ha sido exponencial, se estima que para fin de 2017 supere los U$S150.000 millones de dólares.

Argentina debutó este año con la emisión de dos bonos que oscilaron entre los 200 y 300 millones de dólares. El primero fue de la provincia de La Rioja para la empresa de energías renovables Parque Arauco y el otro, de la provincia de Jujuy, para financiar el parque solar Cauchari, el más grande de Latinoamérica.

“Quienes invierten en verde, ya sean públicos o privados,  se encuadran dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, porque entienden que es una oportunidad para que los países y sus sociedades logren un futuro mejor”, concluye el experto en finanzas y director ejecutivo de la agencia de Naciones Unidas CIFAL.

firma_Gabriela

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018