Financiamiento, el elemento clave para el cambio climático

noviembre 1, 2018

La disponibilidad y distribución de fondos se ha transformado en uno de los puntos centrales en las negociaciones climáticas. Con la temperatura ya por encima de 1ºC comparado con niveles pre-industriales, el cambio climático y sus visibles efectos ya se han convertido una nueva realidad en todo el mundo, forzando a todos los países a adoptar objetivos y estrategias ambiciosas para reducir sus emisiones y adaptarse.

firma-Fermín-Koop

Sin embargo, lograr una transición a una economía baja en carbono requerirá importantes inversiones, tanto de fuentes públicas como privadas. Es por eso que el financiamiento ha tomado un rol central en las negociaciones internacionales de cambio climático.

“El dinero es una preocupación para muchos países que buscan avanzar en la acción climática. Existen actualmente discusiones centrales en quién gasta que y como en relación al clima, buscando una mayor transparencia”, sostuvo Neydi Cruz, directora general adjunta de Cooperación Internacional de la Secretaría de Ambiente y Recursos Naturales de México.

Al firmar el Acuerdo de París en 2015, los países desarrollados se comprometieron a proveer US$100 mil millones por año empezando en 2020 a los países en vías de desarrollo, asistiéndolos en acciones de mitigación y adaptación al cambio climático. Cumplir con esa meta será por lo menos desafiante.

Las necesidades de financiamiento son realmente significativas en los países en vías de desarrollo, con limitados fondos públicos. Es por eso que los países desarrollados, las agencias multilaterales y el sector privado tienen un rol central asistiendo a regiones como América Latina.

“El dinero está pero es difícil acceder a él para los países que sufrimos los efectos negativos del cambio climático, especialmente por cómo está diseñado el sistema financiero. Se tiene que agilizar la manera de acceder a los fondos,” afirmó Yamil Sánchez, viceministro de Ambiente de Panamá.
En América Latina existen al menos 20 agencias multilaterales involucradas en el financiamiento climático, a lo que se suman programas de países desarrollados y el Fondo Verde del Clima, creado en el marco de la Convención Marco de Cambio Climático (CMNUCC).

Sin embargo, la región necesita cerca de US$30 mil millones por año sólo para lidiar con los efectos del cambio climático, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo. Eso significa que hay un largo camino por delante para que haya suficiente financiamiento disponible.

La Unión Europea es hoy el mayor contribuyente al financiamiento climático de los países en vías de desarrollo, integrando el cambio climático a su estrategia de desarrollo. El anuncio de Estados Unidos de retirarse del Acuerdo de París abrió un interrogante de cara al futuro del financiamiento.

“Las acciones climáticas requieren de un financiamiento estratégicamente planificado en base a los fondos limitados disponibles en el sector público y privado. América Latina tiene acceso a líneas de crédito y puede implementar proyectos, algo que no pasa en todas la regiones del mundo”, sostuvo Ismo Ulvila, el administrador principal del financiamiento climático de la Comisión Europea.

Los desafíos internos

Lograr fondos para implementar acciones de mitigación y adaptación en América Latina no sólo depende de que el dinero esté disponible. Los países de la región también enfrentan desafíos internos para acceder a los fondos, como informalidad y falta de transparencia.

“Faltan organizaciones locales con las que administrar fondos climáticos y que los aprovechen. No saben cómo gestionar esos fondos y recibirlos. Necesitan capacitación profesional de cómo avanzar. En adaptación es todavía más difícil que en mitigación,” sostuvo Christian Hubner, director del programa de Seguridad Energética y Cambio Climático de la Fundación Konrad Adenauer Stiftung.

Muchos países de la región todavía no poseen una estrategia de financiamiento climático y no cuentan con la suficiente capacitación para solicitar y administrar el financiamiento. Eso actúa como barrera al momento de acelerar la acción climática en América Latina.

“Los fondos existen pero no se puede acceder a ellos de manera sencilla, eso tiene que cambiar. Es dificil transformar oportunidades de financiamiento en fondos disponibles. Pero también tenemos que pensar más allá de la acción gubernamental, el sector privado tiene un rol importante a cumplir,” sostuvo Cruz.

 

Foto: Paneles Solares en Parque Solar Las Lomitas, provincia de San Juan, Argentina.
Fuente: www.argentina.gob.ar

 

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018