El universo, eso tan grande al alcance del cerebro

abril 19, 2016

El estudio del universo genera primero pequeñez por el lugar del ser humano, una insignificancia en medio (o más bien en un costado) de miles y miles de millones de estrellas y que nació (habría que ver si el verbo es el correcto) hace más de 13 mil millones de años. Pero esa sensación de ridiculez puede volver como un orgulloso boomerang: con un cerebrito de poco más de un kilogramo -y la cooperación entre ellos- el ser humano desanduvo un camino de conocimiento sobre el todo, ese universo ancho y ajeno. Quedan muchas dudas, huecos y carencias, pero se avanzó locamente desde aquellos griegos que pensaban que el Sol era enorme, tan grande como el mismísimo Peloponeso y allí comenzaron las especulaciones.

Esa fue la conclusión tácita que dejó el Café de las Ciencias que organizaron en conjunto el Ministerio de Ciencia argentino y la Embajada de Francia en Buenos Aires, el miércoles 13 de abril en el Polo Científico Tecnológico de Palermo. Quienes hablaron fueron Gustavo Esteban Romero, profesor de astrofísica de la relatividad en la Universidad de La Plata e investigador del CONICET, y –febril traductora mediante- Jean-Christophe Hamilton, Director de Investigaciones en el CNRS de Francia en el Laboratorio de Astropartícula y Cosmología de la Universidad París VII Denis Diderot; el encuentro contó con la coordinación del astrónomo local Alejandro Gangui.

Para Romero, una de las claves del último siglo de investigaciones tiene que ver con las ecuaciones relativistas que no daban como resultado un universo estático, la colocación por parte de Einstein de la constante cosmológica para “frenarlo” y la futilidad final de esta hipótesis: el universo se mueve hacia delante, lo que quiere decir que hacia atrás en el tiempo estuvo comprimido, ergo Big Bang. Quien lo descubrió fue Hubble, alguien que fue Edwin antes de transformarse en el más grande telescopio de todos los tiempos.

Por su parte, el francés Hamilton contó acerca de las investigaciones que realiza en su país (y posiblemente en Argentina en un futuro), que tienen que ver con las explicaciones respecto de por qué el universo se compone como se compone y por qué en algunas zonas existen las galaxias y en otros no. No son preguntas triviales.

firma_Martín

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018