El potencial de la Argentina en la generación de energía limpia a partir de la biomasa

junio 29, 2018

firma-merino-soto

Un sistema que contribuye al cuidado del medio ambiente y que impulsa la economía circular. El país reafirma su compromiso asumido ante la conferencia sobre cambio climático de París 2015.

Poco a poco el mundo busca seriamente dejar de depender del petróleo y empieza a optar por energías más amigables con el medio ambiente. En la Argentina a partir del Plan RenovAr, el país no sólo asumió su compromiso sobre cambio climático sino que impulsa proyectos a nivel nacional para la puesta en marcha de una red nacional derivada de la biomasa. Una alternativa que permite la autosuficiencia y logra insertar mayor mano de obra al mercado laboral a través de la economía circular.

Sobre datos del Ministerio de Energía hay en promedio en el país 170 plantas de distintas escalas que generan energía a partir de la biomasa, ya sea vegetal (rastrojos, residuos forestales, cultivos energéticos dedicados, otros) o animal (estiércoles, purines, residuos sólidos urbanos, etc.), conocido este último como biogás.

A través de las resoluciones 71/2016 y 72/2016, se dio inicio al proceso de convocatoria abierta para la contratación en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) de energía eléctrica de fuentes renovables bajo el denominado Programa RenovAr-Ronda 1 y que  hoy ya está en la Ronda 2.

A partir de este proceso, se busca la incorporación de 1.000 megavatios (MW) de potencia que se sumarían a la oferta energética del país, divididos de la siguiente manera: 600 MW eólicos; 300 MW solares; 65 MW de biomasa; otros 20 MW de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos y 15 MW de biogás.

El objetivo según la ley 27.191 es lograr una contribución de las fuentes de energía renovables hasta alcanzar el 8% del consumo nacional al 2017, y llevándolo al 20% para el 2025. Hoy apenas alcanza al 3 por ciento.

Para el coordinador del Módulo de Bioenergía del Instituto Nacional de Tecnología Argentina (INTA), José María Méndez, “las energías renovables han tomado un potencial en los últimos tres años y más aún con el Plan RenoVar por el cual se promueve el uso de energías renovables que consiste en llamar a licitación ya sea por generación fotovoltaica, eólica, o biomasa”.

Sin embargo cabe destacar que “la biomasa genera más puestos de trabajo que las demás. Y más aún porque son proyectos que se hacen en origen y disminuye en forma significativa todo lo que es el transporte de la energía, con lo cual tiene una ventaja económica porque se genera en origen y se puede llegar a usar en la región no solamente desde el punto de vista del costo sino del mantenimiento”.

La decisión de la Argentina en su cambio en la matriz significará un ahorro anual de u4s745 millones. Hoy hay un déficit de 4 millones de metros cúbicos al año que puede ser sustituido en parte por la bioenergía, pero lo más importante es que se dejará de emitir 2.000 millones de toneladas de CO2.

Según un trabajo de la FAO, el país posee una cantidad de recursos biomásicos importantes, de los cuales solo una muy pequeña parte es utilizada en la actualidad, existiendo en consecuencia disponibilidad de recursos para futuros aprovechamientos. Las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Tucumán, entre otros, son las que poseen el mayor potencial utilizable de residuos.

Hoy están dadas las condiciones para que la Argentina pueda reemplazar en parte la energía generada por el petróleo. Materia prima sobra y también la capacidad de sus técnicos. El apoyo a través de la ley impulsa aún más su desarrollo. El país demuestra que mira al futuro donde el cambio climático determinará en parte el comercio mundial de alimentos.

Foto: Agustina Haurigot

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018