El glifosato acorralado por la justicia

agosto 16, 2018

firma_Gabriela

En el año 2015 la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), señaló al glifosato como “probablemente cancerígeno”, confirmando que existía evidencia suficiente para vincular al herbicida con la proliferación de tumores cancerígenos en humanos y en animales de laboratorio.

En los últimos días un fallo de la justicia de San Francisco, Estados Unidos, condenó a la empresa Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares a Dewayne Johnson quien padece un cáncer terminal debido a su exposición de manera frecuente al herbicida Roundup, mientras trabajaba como jardinero en una escuela del distrito.

El tribunal determinó que la empresa no advirtió correctamente sobre el riesgo para la salud al usar el producto por lo que consideró que la multinacional, adquirida recientemente por la alemana Bayer, había actuado con malicia al conocer la elevada toxicidad del producto y no ofrecer información suficiente.

“Para el veredicto final el fallo se nutrió de los Monsanto Papers, que en su momento mostraron que la empresa había manipulado información científica sobre el efecto nocivo del Roundup”, explica el Dr. Damián Verzeñassi, único representante de Latinoamérica en el Tribunal Internacional contra Monsanto en La Haya.

El creador de los campamentos sanitarios agrega que el análisis minucioso e independiente de la IARC dejó en evidencia que: “Monsanto mintió y hoy Bayer sigue mintiendo ya que son perfectamente conscientes del daño de sus productos al liberarlos al mercado”, manifestó.

A pesar de semejante advertencia y de los cientos de trabajos científicos que presentaron los efectos nocivos en la salud humana, las fumigaciones con agroquímicos en Argentina no se detuvieron.

Los resultados de investigaciones realizadas en Argentina con respecto a la relación entre el uso del glifosato y las muertes por cáncer, confirmaron una tasa superior a la media nacional. Monte Maíz y Canals, ambas localidades de la provincia de Córdoba, tienen en común por un lado ser zonas agrícolas donde el glifosato es el plaguicida principal de la siembra directa, y además que el porcentaje de muertes por cáncer es el mayor en todo el país.

“Estadísticamente el riesgo relativo de morir por cáncer en Canals comparado con el riesgo de las personas que viven en ciudad de Córdoba es tres veces mayor”, sostiene la investigación realizada entre los Vecinos Autoconvocados de Canals y la Red Universitaria de Ambiente y Salud.

Para Verzeñassi el veredicto abre una muy buena expectativa respecto de lo que pueda ocurrir en los tribunales del mundo. “Las víctimas de este modelo industrial, de los venenos en particular, tendrán ahora más respaldo para reclamar por los daños en su salud o la de sus seres queridos a partir de las exposiciones”, explica, “y los defensores de este modelo tienen cada vez menos argumentos”.

 

Foto: Roundup, nombre comercial del herbicida producido por Monsanto.

Crédito: La Red 21, Uruguay.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018