El dengue ya se convirtió en una epidemia

enero 21, 2016

Con más de 1100 casos notificados hasta el momento, el virus que transmite el mosquito Aedes Aegypti ya se convirtió en epidemia en Argentina. La cantidad de personas afectadas ya superó el número esperado para esta época del año. Según el ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus la situación que atraviesa el país por el dengue es “preocupante”.

El brote epidémico que se originó en Brasil y Paraguay ya se extiende a la mayoría de las provincias argentinas, con Misiones a la cabeza con más de 800 casos informados, Formosa donde hay más de 500 casos, mientras que en Buenos Aires son seis los pacientes con contagio local y en Capital Federal hay cuatro con antecedentes de viaje a zonas endémicas. El año pasado, para esta fecha, había 94 casos notificados y sólo tres confirmados.

Por su parte, el gobierno de Misiones, declaró la emergencia sanitaria y epidemiológica por 120 días a raíz de la propagación del dengue, que registra 36 casos confirmados y unos 860 probables. A la vez, se analiza si la muerte de una mujer en Puerto Iguazú se produjo a raíz de la patología.

La ministra de Salud porteña, Ana María Bou Pérez, confirmó cuatro casos de dengue en la ciudad de Buenos Aires y destacó que “no son autóctonos”. “Toda la Ciudad está en riesgo, el contagio puede ocurrir en cualquier lugar”, advirtió la funcionaria, y dijo que la cartera sanitaria articula acciones “con el ministerio de Ambiente para comenzar a fumigar zonas de mucha vegetación”. Además pidió colaboración a la población para detectar reservorios de agua que permitan la proliferación del mosquito transmisor.

El dengue, que no se contagia de persona a persona, es una enfermedad viral que se transmite por la picadura del mosquito Aedes aegypti infectado por alguno de los tipos de la patología. El mismo insecto también transmite chikungunya y zika. La patología se manifiesta transcurridos entre los 3 y 14 días tras la picadura infecciosa del mosquito, con fiebre alta, cefaleas, dolores musculares y articulares.

Según el director nacional de Epidemiología, Jorge San Juan,”una vez que comienza es una bola de nieve y progresivo. Lamentablemente no se puede parar porque las condiciones están dadas con el calor, la acumulación de agua, la presencia de mosquitos”

El funcionario destacó que el mosquito Aedes aegypti “es muy difícil de controlar” si no se limpian los reservorios de agua cerca de las casas donde se reproduce el transmisor de la enfermedad. “Una maceta con poca agua arriba en un plato, agua que no se cambió de un potus, todos estos son los lugares intradomicilios donde el mosquito pone sus huevos”, manifestó.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018