Los bosques nativos de Argentina asombran por su gran biodiversidad y por sus frutos casi desconocidos como la miel de meliponas, producida por abejas nativas sin aguijón, la jaboticaba para elaborar dulces, vinagres y licores, o el chilto, también conocido como tomate de árbol, muy apreciado por su sabor agridulce único para elaborar dulces, salsas o licores.