Anne Korn: nuevas formas de comunicación

noviembre 9, 2017

¿La ciencia con arte entra?

Anne Korn se para delante de unos 150 científicos y periodistas y recita un poema. No era lo que se suponía que debía hacer, pero lo hace. Y su mensaje llega. Lo que supuestamente tenía que hacer era decir que en la siguiente hora y media iba a entrenar a los científicos en nuevos métodos de dar a conocer sus papers. Pero eligió olvidar la prosa y predicar con el ejemplo. La editora de BioMed Central, con una formación humanística, eligió así darle un toque de distinción a su breve discurso.

No es que se trate de algo estrictamente nuevo salirse del típico léxico científico pero sí de algo no tan difundido y de ciertos atrevidos. ¿Puede un paper tener la forma de canción, de rima, o incluso de dibujo? En esta era de aparente predominio audiovisual y miles de palabras para las que supuestamente no hay tiempo, ni atención cerebral acorde, también la ciencia busca nuevos-viejos lenguajes para trasladar conocimiento de unos a otros.

Eso es lo que promovió una de las actividades de la primera jornada del Falling Walls, desprendimiento de la semana de la ciencia en Berlín, que se está llevando a cabo en la capital alemana hasta el viernes 10 de noviembre. Y como los trabajos científicos son cada vez más (se escuchó decir también aquí que se publica uno cada tres minutos, lo que torna en imposible la empresa de leerlos, ni hablar de entenderlos), se buscan alternativas para hablarles no sólo a los que ya saben de qué se trata. Así, Korn muestra durante su diálogo desde una “tabla periódica de la poesía” hasta la canción del cambio climático (donde las notas se colocan en el pentagrama según la variación de la temperatura a través de los años) pasando por resúmenes dibujados o en cómics de trabajos científicos “serios”.

Los (jóvenes) científicos que la rodean cuentan asimismo sus experiencias. Por ejemplo, Kate Bredbenner arma videos de menos de cinco minutos que sube con singular éxito a YouTube bajo el nombre de Bióloga simple. Queda flotando en el aire la pregunta de si ciencia convertida en arte, o en un video, deja de ser ciencia y se transforma (justamente) en un hecho artístico y no científico. Sea como fuere, y mientras tanto, la humanidad se recrea y se exploran nuevos canales. A la vez que se deja atrás el olvido de que las letras y las palabras también fueron alguna vez solo dibujitos.

 

*Martín De Ambosio desde Berlín.

firma_Martín

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2017