A contar cómo dormimos los argentinos

diciembre 22, 2017

Una iniciativa de científicos argentinos busca tener una radiografía lo más exacta posible de cómo se duerme en el país, para tener datos que nunca se tuvieron y eventualmente proponer modificaciones en rutinas y costumbres. Esa es la idea de un equipo que lidera el cronobiólogo y divulgador del Conicet y la Universidad de Quilmes, Diego Golombek.

Todos quienes quieran aportar a la causa (y de paso llevarse su cronotipo) deben completar una encuesta de quince minutos en http://www.cronoargentina.org/ (desde luego, sin costo; para mayores de 13 años y residentes de Argentina).

La encuesta fue lanzada en noviembre y ya tiene miles de respuestas, pero los investigadores buscan que sea lo más representativa posible; para eso debería llegarse a alrededor de medio millón de personas. “No hay plazos”, dice Golombek, “ya que a lo largo del tiempo podemos ir incorporando otras variables en juego, como las estaciones del año, pero en unos meses deberemos hacer un corte y efectuar el primer análisis estadístico, aunque sea exploratorio”.

¿Qué se busca? “Más allá de los resultados obvios (duración y horario del sueño, cronotipos), el interés del estudia radica en la posibilidad de relacionar estas variables con diversos factores como la latitud y longitud, poblaciones urbanas o rurales, edad, tamaño poblacional, y demás”, agrega el autor de Las neuronas de Dios y creador de la colección de libros Ciencia que ladra…

Cuando el trabajo esté terminado (luego de recopilados los datos, vienen varios meses de análisis de los mismos) se estará a la par de otros países que son pioneros en este tipo de estudios dormilones, como Alemania y Brasil. “El pionero aquí es Alemania, con el investigador Till Roenneberg a la cabeza, que viene haciendo un estudio desde hace muchos años (lo llama “The human sleep project”) y ha mapeado con todo detalle el sueño en su país, encontrando una relación directa con los horarios de salida del sol, las estaciones, el tipo y tamaño de población y hasta factores como la obesidad o el tabaquismo. También se publicó recientemente un estudio muy extenso en Brasil, que mapa perfectamente las zonas costeras del país y encuentran una marcada relación de sueño y cronotipos con la latitud”, añade Golombek.

En todo el mundo, la deuda de sueño, causada por el advenimiento de tecnologías y el cambio de costumbre tiene consecuencias en la salud y en las relaciones sociales potencialmente graves. Conocer el tamaño del desajuste es el primer paso para revertirlo. Sólo lleva quince minutos.

firma_Martín

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Comentarios

comentarios

Planeta Azul © 2018